La brillante historia de Baligh Hamdi

Escrito por | Informes / Coberturas, Review

CompartiloShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El autor y compositor Egipcio Baligh Hamdi nació en El Cairo en 1932 y por sus excepcionales cualidades iba en camino a convertirse en el más joven y talentoso de los autores y compositores egipcios de todos los tiempos.

Ya desde muy pequeño, estaba convencido que la única carrera posible para él sería la de músico y a los doce años intentó dar el examen de ingreso a la escuela de musica “Fuad I” pero era demasiado joven y no lo aceptaron por su corta edad y dos años más tarde comenzó a tomar clases en el instituto de musica tradicional egipcia del maestro “Abdel Hafid Amam”.

 

Mientras tanto Baligh Hamdi ya había aprendido tocar el laúd de oido y mientras cursaba el colegio secundario estudiaba música bajo la atenta mirada del gran maestro egipcio Derwish El Hariri.

El joven Baligh comenzó la carrera de abogacía en la facultad de derecho y al mismo tiempo continuaba aprendiendo más sobre música en el conservatorio nacional de Egipto

En 1954 y aún cursando sus estudios universitarios se convirtio en músico profesional, siendo aceptado como cantante en Radio Nacional El Cairo, en el departamento lirico dirigido por Hassan Eshuga, su primer maestro en la academia de música, quien lo incentivó entonces para que se hiciera cantante. Pero Baligh Hamdi estaba interesado en la composición más que en cualquier otra forma de música y comenzó a escribir poemas y música para los grandes cantantes de la epoca y aunque que no había desarrollado todavia un estilo propio ya se notaban en el algunas pinceladas magicas de su enorme talento.

Esta busqueda de un estilo definido no sucedería antes de 1956, cuando Baligh Hamdi comenzó a interesarse por la música tradicional egipcia genuina y a partir de allí su carrera dio un vuelco inesperado… La maxima estrella del canto árabe, Um Kalsoum, comenzó a prestarle atención a este joven compositor y a sus ingeniosas composiciones.

Fue en 1959 que ella interpretó “El Hob Eih” la primera canción que Baligh Hamdi compuso para ella, lo que le permitió hacerse conocido dentro del universo musical árabe.

Según Baligh Hamdi, el comienzo del período más importante de su carrera arranca en 1962, a partir de ese momento él consideraba que podía exhibir la habilidad musical que había adquirido en su trabajo de investigación sobre la música tradicional egipcia.

Amante de sus raices dijo… “Debemos buscar la sustancia en la tradición local y la herencia nacional, si queremos poder un cierto día componer trabajos para el mundo entero”

A partir de esta sentencia él jamás quebranto sus propias reglas, y fue asi que no estuvo dispuesto a utilizar los instrumentos occidentales tales como el acordeón, el órgano o el saxo en sus orquestaciones ya que estos instrumentos fueron creados para interpretar musica occidental, sin embargo fue él  mismo quien se encargó de templar dichos instrumentos para producir en su sonoridad el cuarto del tono necesario para que de esa manera estos instrumentos se pudieran utilizar en música árabe sin el desfiguramiento de ella.

Desde 1962 en adelante con cada uno de sus trabajos, Baligh Hamdi creó grandes composiciones.

Algunos de sus exitos mas resonantes fueron “Qullu Elaim Eshems” compuesto para Shadia , “Ala Hasbi Widad Qalbi”, “Sawah”, “Gana elhawa”, “Zay El Hawa” y “Mawoud” creados para Abdel Halim Hafez, “Zalamna El Hawa”, “Ya Wahishri”, “Sirt El Hob”, “Fat Al Miad”, “Baid Aannak”, “Alf Leila u Leila”, “El Hob Kullu” y “Hakam Aleina El Hawa” para Um Kalsoum y “El Ouyun Essoud”, “Khallik Hena” y “Esmaouni” para Warda.

A pesar del éxito de su música, Baligh Hamdi nunca se dio aires de divo y se declaraba profundo admirador de sus mayores, como Sayed Derwish, Mohammed Kassabgi, Mohammed Abdel Wahab, Riad Sombati y Mohammed Fawzi .

En cuanto a Farid El Atrash, Baligh Hamdi no sólo lo admiró por ser un excepcional laudista y cantante si no también por un ser compositor único. Por otra parte,Baligh definió a Farid como “El músico que moldeó los oídos occidentales para escuchar musica oriental”

Mientras que Abdelwahab se quedaba satisfecho con la música que componía y Riad Sombati vivia apartado del mundo absorbido en la fabricación de joyas de la canción que componía para Um Kalsoum cada mes, Baligh Hamdi avanzaba a pasos agigantados para convertirse en un compositor profesional e incluso abrió una oficina en donde se hacian por encargo las composiciones, algo que  nunca nadie había hecho antes de que él lo hiciera.

Pero su mismo éxito tendría gradualmente su desventaja, en la voragine de su vida y la actividad frenetica de la canción él encontró cada vez más difícil satisfacer a todas las demandas y comenzó inevitablemente a repetirse a si mismo en sus composiciones.

La pregunta se presentó inexorablemente… ¿Baligh Hamdi estaba acabado? ¿Solo quedaría en el recuerdo gracias a sus composiciones mas antiguas ?

Hubo una época en su vida en la que el se denominó a si mismo como el hacedor de grandes cantantes y esto llegó a ser particularmente obvio cuando, después de divorciarse de Warda, con quien estuvo casado  por mas de diez años, él intentó imponer una rival para competir con ella, y en verdad Mayada El Hennawi, que era una gran admiradora de Warda, tenía un timbre voz muy similar al de ella a punto tal que quienes la escuchaban cantar muchas veces creian estar escuchando a Warda

Pero la falsa ilusión no podía durar mucho, él parecía haberse olvidado de la parte hecha por la gran cantante argelina y estaba convencido que el secreto de su exito estaba solo dado por sus autores y compositores, dejando de lado el enorme talento de Warda.

El siguiente periodo de su vida fue el mas difícil, si bien era cierto que con Mayida El Hennawi tenía una nueva cantante para interpretar sus canciones, la inspiración habia desaparecido y una tras otra las desgracias se iban apoderando de él, una de sus fans se suicido al sentirse identificada en las letras de sus canciones y una extraña dolencia se habia apoderado de él y para evitar la exposición pública y también tener tratamiento médico se fue de Egipto rumbo a Paris buscando nuevos rumbos, pero el exilio fue una muy dura experiencia dura para él imposible de sobrellevar.

Baligh Hamdi finalmente murió en el hospital nacional de París, a causa de un cancer en el higado, el 12 de septiembre de 1993. Su muerte produjo una gran sensación de vacío en el campo de la canción árabe. A lo largo de su extensa y exitosa trayectoria, Baligh Hamdi,compuso muchas comedias musicales y  mas de 20 coposiciones musicales para peliculas de television, la industria del cine egipcia no podrá sustituir facilmente el talento de quien había compuso la música de más de 15 largometrajes, muchos ellos hechos especialmente para Warda.

Todos los cantantes desde la decada del 60 hasta nuestros dias, tanto hombres como mujeres fueron influenciados por sus grandes hits, además de los ya mencionados Um Kalsoum, Abdel Halim Hafez y Warda, muchos otros cantantes interpretaron sus exclusivas composiciones como por ejemplo Shadia , Nagat Essaghira , Mohammed Roshdy , Sabah , Faïza Ahmed, Moharram Fouad , Sharifa Fadel , Hani Shaker , Samira Bensaid y Shahrazad.

Todo lo antedicho nos da la  innegable evidencia de la energía creativa de Baligh Hamdi y de su gran facilidad en la composicion de canciones y demuestra cuanto lo admiraron los  grandes artistas de la cancion árabe cada vez que le requerian una composicion, grandes canciones que finalmente contribuyeron para colocar a Baligh Hamdi como una brillante estrella en el firmamento de la canción árabe.

 

Última modificación: 22 de febrero de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *